A 20 años del Argentinazo, seguimos luchando contra las políticas neoliberales

Adherimos al documento "A 20 años del Argentinazo, seguimos luchando contra las políticas neoliberales" del Observatorio de Derechos Humanos de Río Negro, del cual UnTER forma parte e invitamos a participar de las actividades que se realizarán en las distintas ciudades y localidades de la provincia. 

 

Gral. Roca - Fiske Menuco, 20 de diciembre de 2021.

 

María Inés Hernández, Secretaria de Derechos Humanos, Género e Igualdad de Oportunidades
Viviana Orellano, Secretaria de Prensa, Comunicación y Cultura
Patricia Ponce, Secretaria Gremial y de Organización
Silvana Inostroza, Secretaria Adjunta
Sandra Schieroni, Secretaria General


 

A 20 años del Argentinazo, donde por primera vez en nuestra historia una gigantesca pueblada nacional sacudió a la Argentina hasta sus cimientos y volteó a un gobierno hambreador y entreguista.
 
En Río Negro nos movilizamos este lunes a 20 años de la histórica pueblada, por la suspensión e investigación de la deuda externa, por la prórroga de la Ley 26.160 para frenar los desalojos a las comunidades mapuche tehuelches, por la Ley de Tierra Techo y Trabajo; y en repudio a la Represión en Chubut.
 
Fiske Menuco - Roca: 18:00 horas en Avda. Roca y Tucumán.
Viedma: 10:00 horas en Laprida y 25 de Mayo.
También se realizarán actividades en: Bariloche, Cipolletti.                                                                                                                                                                           
 
Convocan:  
Multisectorial por la Tierra
Corriente Clasista y Combativa RN
Mov. Evita RN
CTA A RN
Observatorio DD HH RN
UnTER
MTL Movimiento Territorial de Liberación RN
FeNaT RN
CTA de los Trabajadores Alto Valle Oeste
CTA A Bariloche
ATE Bariloche
CCC Bariloche
CCC Viedma
CTA A Viedma
Barrios Populares Viedma
SEPURN
PTP- PCR
P. Comunista
 
 

A 20 años del Argentinazo, seguimos luchando contra las políticas neoliberales

Se cumplen 20 años del Argentinazo, del 19 y 20 de diciembre del 2001 los días en el que el pueblo dijo Basta al avasallamiento de sus derechos. Unificades en el “Que se vayan todos” y “Piquete y Cacerola, la lucha es una sola” la revuelta popular fue el corolario de la bronca acumulada por años. La respuesta fue la represión, 39 asesinades, entre ellos niñes de 12,13, 14 años, trabajadores, luchadores sociales; en nuestra provincia Elvira Abaca, de Cipolletti cayó bajo las balas policiales.

En aquellos días las calles ardieron, en un país desbastado por la recesión, el desempleo, la destrucción de la industria nacional provocada por la implementación de políticas neoliberales durante los ´90, cada vez que los voceros del poder lograron encaramarse en los gabinetes. Los mismos que provocaron la recesión en 1989 y obligaron a renunciar al Presidente Raúl Alfonsín, los que avalados por Carlos Menem implementaron la privatización de las empresas estatales, la convertibilidad, ampliaron la brecha de la desigualdad, hasta el megacanje del 2001 que cambió bonos a corto plazo, por bonos a largo plazo, extendiendo el sometimiento de una deuda ilegítima. Sumada a la Ley de déficit 0, en la que la Ministra de Trabajo de ese momento, Patricia Bullrich redujo el haber jubilatorio en un 30%, hasta el corralito financiero, en el que para salvar a los bancos, el gobierno se apropió de los ahorros de miles de trabajadorxs.

A las luchas piqueteras, se sumaron lxs ahorristas, las cacerolas resonaban al mismo ritmo que las tapas de las ollas populares. Los espacios asamblearios se multiplicaron y se fortaleció la idea de que solamente con unidad y organización se podía torcer el rumbo de la historia. Sin lugar a dudas, se abrió un tiempo de amplios debates, donde germinaron propuestas para ampliación de derechos políticos, económicos y sociales que luego se fueron concretando. También se logró frenar el pago de la deuda infame y ponerle un límite a la banca internacional.

Sin embargo, 20 años después debemos recordar que no se fueron todos, por el contrario, se quedaron, cambiaron la estrategia y lograron volver al poder por el voto popular. Aunque resulte inadmisible Domingo Cavallo, el mismo economista que formó parte del equipo de Martínez de Hoz, durante la dictadura genocida, Ministro de Economía y padre de la convertibilidad del menemismo y del corralito con De La Rúa, hoy aparece en las pantallas dando consejos de cómo encaminar la economía. La misma Patricia Bullrich, hoy es la referente de la oposición con mejor aceptación social, Ricardo López Murphy hoy es legislador, el mismo que pretendió privatizar la educación, Hernán Lombardi, la familia Macri que multiplicó su fortuna gracias a la privatización de la deuda, megacanjes y etc., responsable de llevar a la quiebra al Correo Argentino llegó a la presidencia y hoy siguen especulando en paraísos fiscales.

Evidentemente, estos actores de la destrucción no pudieron, ni pueden hacerlo en soledad, cuentan con la complicidad de funcionarixs judiciales, desde la misma Corte Suprema y el blindaje mediático del poder concentrado que se ocuparon prolijamente de borrar de la memoria social cada uno de sus actos y con la herramienta del lawfare, fueron destruyendo las voces opositoras, o al menos lo intentaron. Esto les permite, por ejemplo, mantener presa a Milagro Sala y extender sus tentáculos al resto de la Patria Grande, procesando a Facundo Molares en Bolivia o asesinando a dos niñas argentinas en Paraguay. Mientras que los responsables de atentar contra la continuidad de gobiernos democráticos siguen libres.

Como así también construyeron un relato basado en el odio de clase, la discriminación y la mentira, para convencer a gran parte de la población que la responsabilidad de las crisis económicas en nuestro país es producto de los que menos tienen, estigmatizan a los sectores populares, inmigrantes, disidencias para ocultar sus negociados para someter a nuestro país a los fundos buitres y la banca internacional. Discurso de odio que avala el gatillo fácil, la mano dura y naturaliza las diferentes formas de violencias.

En estos momentos la provincia de Chubut está en llamas, por la entrega de territorio a las empresas megamineras de 14 legisladorxs que pretendieron decidir por encima de la voluntad del pueblo. Como así también, el pueblo Mapuche resiste en territorios recuperados, hostigados por la policía, la justicia subordinada a los usurpadores nacionales y extranjeros que se sostiene gracias a las prebendas del gobierno de Río Negro, que se ha negado a aplicar la Ley Nacional 26.160 de relevamiento territorial y no ha ejecutado en todos sus términos la Ley Integral del Indígena de Río Negro 2287.

Alberto Weretilneck y Arabela Carreras protegen a terratenientes extranjeros como Joe Lewis, que se han fortalecido con el loteo del cerro Perito Moreno y la provisión de energía al El Bolsón. Han puesto al servicio de los usurpadores las fuerzas policiales y de seguridad que liberaron las zonas de conflicto cuando asesinaron a Rafita Nahuel en la región de Mascardi en el 2017 y a Elias Garay en Cuesta del Ternero el mes pasado.

A la pandemia del macrismo, se le sumó la pandemia del Covid, hoy la mayoría de nuestro pueblo está sumido en la pobreza, no alcanzan las medidas paliativas del gobierno frente a la especulación y la entrega de los cipayos de siempre. Urgen medidas estructurales que permitan una justa redistribución de la riqueza y pongan un límite a lxs especuladores, que deberían estar respondiendo en la justicia por su responsabilidad en la entrega del país por una deuda externa a 100 años y no hablando libres en las Cámaras legislativas o en los canales de televisión.

 

Por eso exigimos a los gobiernos:  

 

  • El cese del pago de la deuda externa infame, es urgente suspender el pago y realizar una verdadera investigación sobre su origen y destino. 
  • La implementación de políticas públicas que garanticen el cumplimiento de la Ley por Tierra, Techo y Trabajo.
  • La prórroga de la Ley 26.160 de relevamiento territorial. El cese de la persecución al pueblo nación mapuche que reclama por sus derechos ancestrales, reconocidos por la Constitución y los tratados internacionales.
  • El veto urgente a la Ley de zonificación en Chubut, en cumplimiento con el Tratado de Escazú, al que adhirió nuestro país y tiene fuerza de ley, donde se determina la prohibición de toda explotación minera que no cuente con Licencia Social. Como así también el inmediato cese de la represión y la persecución a quienes salen a defender los derechos del pueblo.

Porque recordar vale la pena, en memoria de compañeras y compañeros asesinados el 19 y 20 de diciembre del 2001, exigiendo en las calles por un país para todxs, seguimos levantado las mismas banderas, que nos llevaron a las calles en aquellos días, exigiendo por el derecho de la clase trabajadora a la vida digna, por una sociedad más solidaria, con inclusión y justicia social, en defensa de la soberanía y el derecho de ésta y las futuras generaciones a vivir en un ambiente sano.

 

¡Resistimos, construimos y no daremos ni un paso atrás!

 

AdjuntoTamaño
PDF icon Doc20añosarg115.54 KB