Madres de la Plaza: La única lucha que se pierde es la que se abandona

¡Circulen!, les dijo un policía, y ellas Madres de detenidxs – desaparecidxs de la dictadura comenzaron a caminar alrededor de la pirámide de la Plaza de Mayo, eral el 30 de abril de 1977, y daba inicio a una marcha que se convirtió en pedagogía de lucha, porque la  militancia por la memoria, la verdad, la justicia y la belleza también es motivada por el amor. 
 
Han pasado cuarenta y tres años de la conformación de Madres de Plaza de Mayo. Desde el sindicato docente hemos caminado junto a ellas en la defensa de los derechos humanos, en los juicios, en marchas de los jueves, y en innumerables acciones contra la impunidad.  
 
En Río Negro, hemos tenido la alegría de compartir el testimonio de las Madres de Plaza de Mayo filial Neuquén y Alto Valle en las escuelas de la provincia y su acompañamiento en innumerables actividades de denuncia en la región. 
 
Superaron angustias, la represión y la indiferencia. Con paciencia y perseverancia, sin perder la alegría, tejieron una trama entre los sueños de sus hijos e hijas y las nuevas generaciones, que nos insta a seguir la lucha contra la exclusión y la injusticia.
 
La pandemia provocada por el “coronavirus”, y el consiguiente aislamiento social, preventivo y obligatorio, demuestra que no hay salvaciones individuales, que es imprescindible establecer lazos solidarios, fortalecer los vínculos y actuar con absoluta conciencia; fortalecernos con unidad y organización popular para salir de esta crisis, con la plena conciencia que este sistema capitalista y patriarcal ya no tiene razón de ser, que urge reconstruir las bases económicas, políticas y sociales desde los espacios colectivos, como lo soñaron nuestrxs compañerxs, como nos enseñaron las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. 
 
Un reconocimiento especial para Inés Ragni y Lolín Rigoni que tanto nos han enseñado y que están siempre presentes en nuestras luchas por una educación pública y popular, para lograr, más temprano que tarde, la utopía de una sociedad justa y solidaria.
 
Son treinta mil y están ¡presentes!, memoria, verdad, justicia.
 
Villa Regina, 30 de abril de 2020.

María Inés Hernández, Secretaria de Derechos Humanos, Género e Igualdad de Oportunidades
Viviana Orellano, Secretaria de Prensa, Comunicación y Cultura
Patricia Ponce, Secretaria Gremial y de Organización
Silvana Inostroza, Secretaria Adjunta
Sandra Schieroni, Secretaria General