Graciela Romero y Raúl Metz

16/12/76, Graciela Romero, con cinco meses de embarazo, y Raúl Metz son secuestrados en Cutral Có. Graciela y Raúl vivieron en Bahía Blanca, y luego se mudaron a Cutral Có, donde nació su hija Adriana.

El 16 de diciembre de 1976 individuos fuertemente armados habían irrumpido en su domicilio amenazando también a los vecinos. Ambos tenían 24 años y eran padres de una niña. Según testimonio de Alicia Partnoy, durante su traslado en camioneta a Neuquén Graciela fue torturada en el vientre con picana eléctrica y golpeada brutalmente. Luego ambos fueron llevados a "La Escuelita" de Bahía Blanca, en donde se encontraban todavía en enero de 1977. Raúl era obligado a estar permanentemente acostado en el piso con los brazos atados a la espalda. Hacía fines de enero él fue trasladado (decían que a Neuquén). Graciela permaneció en "La Escuelita", obligada a estar acostada, vendada y maniatada como el resto de la gente. El último mes de su embarazo se le permitía “caminar”. Esas caminatas, vendada, consistían en unas diez vueltas alrededor de una mesa, sosteniéndose de su borde. Unos días antes de dar a luz la llevaron a una casilla rodante en el patio. El día 17 de abril dio a luz un varón, en cautiverio y asistida por los guardias. El 23 de abril fue sacada de “La Escuelita” y continúa desaparecida. Su hijo, según los guardias, fue entregado a uno de los interrogadores. La hermana de Graciela, María Elena Romero, también fue secuestrada y continúa desaparecida.

Adriana Metz tenía un año cuando secuestraron a sus padres y la criaron sus abuelos. En 1999 se presentó en el juzgado de Bahía Blanca para contar su historia, y desde ese momento inició su lucha por la búsqueda de su hermano. Sentada frente a los jueces del Tribunal Oral, afirmó que este juicio “para la sociedad y para la historia argentina es súper importante” pero a ella no le devuelve nada. “Y menos mientras mi hermano no esté conmigo. Si alguno de estos señores se digna y dice dónde está mi hermano, puede llegar a ser muchísimo más importante”.

¿Alguien está preparado para que le roben un hermano?, Adriana Metz.


Fuentes y Notas relacionadas