Walter Hugo Manuel Prieto Caivano

Walter Hugo Manuel Prieto Caivano, de Zapala, fue secuestrado el 19/08/77 a los 26 años en Remedios de Escalada, provincia de Buenos Aires.

En la biografía de Roberto Baschetti se señala sobre Walter Prieto: “Tosco”. Nacido en Zapala, Neuquén, un 20 de octubre de 1951. La primaria la hizo en Junín de los Andes y la secundaria en el Normal Nacional de Junín, provincia de Buenos Aires. Militante de la Juventud Universitaria Peronista (JUP) y Montoneros, estudiante de Ciencias Exactas en La Plata. Secuestrado-desaparecido a la edad de 26 años, en Lanús, provincia de Buenos Aires, el 19 de agosto de 1977. Fue visto con vida en el CCD El Vesubio antes de su asesinato. Sus restos óseos fueron recuperados por el EAAF en junio de 2009 del cementerio de Rafael Calzada, partido de Almirante Brown –provincia de Buenos Aires- donde estaba enterrado como N.N. Su madre supo decir: “Walter, hijo mío. Te arrancaron de mi lado y me obligaron a vivir sin vos. El verdugo cegó cobardemente tu preciosa vida, solo porque tenías un ideal”. Se hizo un acto homenaje en su memoria, en el patio central de los ex colegios Normal-Nacional, sito en Almafuerte y Avenida San Martín, Junín: fue el 20 de octubre de 2012.

Azucena Caivano, madre de Walter Hugo Priero, brindó testimonio el 20 de octubre de 2004, en el Juicio por la Verdad. La APDH de La Plata realizó un informe de prensa en el que se indica que Azucena expresó: "Él salió de la pensión para su trabajo y no llegó a ningún lado", señaló la mujer, que añadió que nunca le llegó ninguna información sobre el destino de su hijo. "Ojalá supiéramos algo después de tantos años".

La madre del desaparecido dijo que el día posterior a la desaparición, personal uniformado fue a la pensión en la que habitaba el joven para revisar su habitación. "Eso nos dijo la señora", contó. Agregó que el dueño de la pensión era policía y que tenía la sospecha de que lo había entregado.

La pensión quedaba en la esquina de las calles Pergamino y Belgrano, de Remedios de Escalada. Prieto estudiaba Ciencias Exactas en la Universidad de La Plata y era militante de la Juventud Peronista.

Caivano dijo que concurrió a algunos cuarteles a preguntar por su hijo. "Nos ofrecían un café, que no tomábamos, y nos decían que no sabían nada", recordó la mujer. Y añadió, sobre la falta de información que tenían: "Se burlaban de los padres de los desaparecidos. Faltaba que se nos rieran en la cara".


Fuentes y notas relacionadas