Carlos Adolfo Surraco Britos

Carlos Adolfo Surraco Britos “Bebito”. Secuestrado en Jacobacci, el 4 de abril de 1978, tenía 35 años. Militante de Juventud Peronista, fue nombrado Director de Promoción en la comuna de Lomas de Zamora a mediados de 1973. Estudió Derecho en la Universidad de El Salvador.
 
"Ese día hacía muchísimo calor y adentro del galpón la máquina soldadora sofocaba a los laburantes. ¿Vos sos Surraco?, preguntó un colorado de bigotes y pullover celeste. El operario, desde abajo de un acoplado, le contestó con negación. Ese hombre fue uno de los testigos directos del secuestro.
 
¿Donde está Surraco?, insistió el sujeto que se había bajado de un Ford Falcon. En ese contexto apareció Carlos, que estaba en una fosa, y cuando observó a su captor atinó a escapar. “Parate ahí”, le ordenó, pistola de por medio. Entonces Surraco levantó las manos y se entregó.
 
(...) Por lo que cuentan en el pueblo, Surraco llegó a Jacobacci desde Lomas de Zamora. En Buenos Aires conoció a la joven que luego fue su esposa, con la que tuvo dos hijos. El padre de esa mujer estaba instalado en la Región Sur desde hacía mucho tiempo. Recuerdan que fue uno de los que construyó la vieja Escuela Primaria número 17. Una vez en Jacobacci el suegro le compró a Surraco un camión Dodge 600 rojo con caja amarilla “para que hiciera de fletero”, aseguran los memoriosos.
 
Carlos comenzó a dedicarse a esa actividad y realizó varios viajes hasta la Mina Ángela. La explotación, a cargo de la empresa Cerro Castillo SA, tuvo auge en plena dictadura militar, en el año 1978, y se desarrolló hasta 1992. Era una mina subterránea de oro, plata, cobre, plomo y zinc y se ubicaba en el departamento Gastre, Chubut.
 
No está acreditado en la causa penal pero hubo hipótesis diversas acerca de la desaparición de Surraco. Algunos, incluso, especularon con que el secuestro había tenido relación con la actividad minera. En aquellos años se empleaba el Gelamón, un explosivo de uso civil, de la familia de la dinamita, con aplicación en la demolición y explotación a cielo abierto. El detonante era muy requerido entre los grupos guerrilleros que resistieron la última dictadura militar.
 
 “Se lo llevaron todo engrasado, así como estaba”, RN, Agencia Cipolletti, con colaboración de Agencia Jacobacci, 10/01/16.
 
El Consejo Deliberante de Gualeguay le rindió un homenaje mediante la colocación de una placa el 10/12/14 en la puerta del recinto legislativo que expresa “El pueblo de Gualeguay, en recordatorio a sus hijos detenidos desaparecidos por la dictadura civico militar (1976-1983): Juana Maria Armelin Tommasi, Nestor Enrique Dadalt Carboni, Martín Andres Hauscarriaga, Nestor Valentin Furrer Hurbitz, Carlos Adolfo Surraco Britos, Tilo Wenner”.

24 demarzo de 2018: Día de la Memoria, en Jacobacci. Homenaje a Carlos Surraco, con la presencia de Gustavo, uno de sus hijos. Actividades organizadas por la Seccional Jacobacci de UnTER en conjunto con el sindicato de Luz y Fuerza. 
 

 


 
 
Fuentes y notas relacionadas