Hasta siempre Comandante Chávez

Hoy se convirtió en compromiso militante, en una nueva responsabilidad para los que ya somos muchos y nos empeñamos en seguir creyendo cada día más, desde aquél noviembre de 2005, que se puede gritar con fuerza "Alca, Alca Al carajo", saltando con alegría y pasión, como lo hizo este muerto que desde ahora seguirá naciendo a cada momento, con cada nuevo joven militante que abrace la causa de la patria americana de Martí, la patria liberada del hombre nuevo que soñaba el Che y que jamás dejó de predicar Fidel. La Patria Grande de Perón y de los que somos jóvenes desde los 70 y no queremos y no vamos a dejar de serlo.

Ya lo veíamos como una esperanza remota en su Venezuela que empezaba a gestar el sueño bolivariano que llamó Socialismo del siglo XXI, cuando recién comenzaba este siglo, mientras aquí nos desangrábamos en una tremenda crisis que nos dejaba tan enojados y tan tristes, llorando los muertos de diciembre y doliendo el hambre de nuestro pueblo. No imaginábamos que tan poco después llegaría Néstor a ponerle convicción al cambio de época y que ya en 2005 entre Lula, Néstor y Chávez hacían realidad la bofetada al imperio y su peor esbirro, Bush, ese demonio que dejaba olor a azufre como decía el comandante Chávez.

Desde aquel momento y con las ayudas estratégicas para los bolivianos, los cubanos y los argentinos en los peores momentos que tuvimos que vivir para decidir con soberanía nuestros destinos, reaprendimos el valor de la hermandad suramericana al calor de la decisión de poner lo que fuera necesario para sostener en forma concreta esa unidad que Chávez supo construir y alimentar como nadie.

Unidad ratificada en la mediación de Néstor en el conflicto entre Colombia y Venezuela, cuando hubo que ir a sostener la democracia y el gobierno de Evo y al de Correa, golpeados por la derecha pro norteamericana. Unidad consolidada en la creación del Unasur y en el ingreso de Venezuela al Mercosur, para ser uno de los bloques estratégicos más importantes del mundo, no por su capacidad de destrucción militar, sino por su potencial para el despliegue de la vida y el bienestar de nuestros pueblos.

Cada vez que las derechas vernáculas señalan que no quieren "chavismo", se nos ilumina el camino y sabemos cuál es el horizonte donde hay que seguir caminando y profundizando el rumbo. Hasta siempre Comandante Chávez, te lo decimos con Fidel, el Che, Perón, Evita y Néstor. Seguiremos adelante. Te vamos a seguir sembrando como vos dijiste que lo sembremos a Néstor. Viva el pueblo suramericano. Viva nuestra patria que es América.

 5 de marzo de 2013

Luis Giannini, Secretario General CTA Río Negro